Aprendamos a vestirnos de gentileza (o de dulzura)

mansedumbreEn 2 Timoteo 2:22-26, el Apostol Pablo le recuerda al Joven Pastor Timoteo, “ Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, el amor y la paz con los que de Corazón limpio invocan al Señor. Pero desecha las cuestiones necias (e) insensatas, sabiendo que engendran contiendas. Porque el Siervo del Señor no debe ser contencioso, sino amable para con todos, apto para enseñar, sufrido; que con mansedumbre corrija a los que se oponen, por si quizá Dios les conceda que se arrepientan para conocer la verdad, y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a la voluntad de él.”

En este texto, el autor se centra en recordarle a su interlocutor tres cosas importantes:

  1. “Dios te ama mucho”
  2. “Pídele fuerzas para soportar lo que vendrá”
  3. “lo que aprendiste de mi, enséñale a hombres fieles”.

“No olvides que tú eres un Soldado”

Un Soldado es primeramente dedicado a su labor porque tiene que saber quién es él, esta es su nueva forma de vida.  El Apóstol Pablo exaltó esta cualidad en otros, como en Epafrodito en Filipenses 2:25 “Mas tuve por necesario enviaros a Epafrodito, mi hermano y colaborador y compañero de milicia, vuestro mensajero, y ministrador de mis necesidades”; también en Arquipo y a Apia en Filemon 1:2Y (a) la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro companero de milicia, y a la iglesia que esta en tu casa.”

Otra característica de un soldado es obediencia, como cuando Pablo en la primera carta de Timoteo 1:18 le dice, “Es mandamiento hijo Timoteo, te encargo, para que conforme a las profecías que se hicieron antes en cuanto a ti, milites por ellas la buena milicia”. Él no quería que su aprendiz peleara mala milicia; ¿en qué sentido?

Pablo nos advierte sobre algunas malas milicias en 2 Timoteo 2:17-18  “Y su palabra carcomerá como gangrena; de los cuales son Himeneo y Fileto, que se desviaron de la verdad, diciendo que la resurrección ya se efectuó, y trastornan la fe de algunos”.

Estos estaban predicando que la resurrección del cuerpo ya había ocurrido. En otras palabras, ellos enseñaban que si alguien moría con cáncer, sin un brazo o “desfigurado”, así estaría en el cielo para siempre. Sin embargo, nosotros sabemos que fuimos resucitados en nuestro espíritu humano a través del Espíritu Santo, como se advierte en Romanos Capitulo 6.

Una de las cosas  más importantes a tener en cuenta, es que ellos no fueron aprobados por Dios para enseñar. Porque no usaron palabra de verdad (2 Timoteo 2:15); como cristianos estamos esperando la resurrección del cuerpo físico, como se registra en 1 Tesalonicenses 4:15-18 “Conforme a lo dicho por el Señor, afirmamos que nosotros, los que estemos vivos y hayamos quedado hasta la venida del Señor, de ninguna manera nos adelantaremos a los que hayan muerto. El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitaran primero. Luego los que estemos vivos, los que no hayamos muerto, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre. Por lo tanto, anímense unos a otros con estas palabras.”

Tratemos de no pelear malas milicias porque destruyen a los oyentes (2 Timoteo 2:14), incrementarán más el pecado (versiculo 16), destruirán la fe en cual fuimos salvos, rescatados del Reino de las tinieblas ( Colosenses 1:13). Nos separarán de la paz de Cristo Jesús, estaremos vacíos. Es desesperante no estar viviendo en armonía en Dios porque nos podemos salir del fundamento, el cual nos fue enseñado desde el principio de nuestra conversión, así como en 2 Timoteo 2:18 y versiculo 19.

Que nosotros podamos ser vasos de oro o plata, los cuales se usaban para servir y así mismo usemos los vasos de madera o barro. Esto es una metáfora, un ejemplo de cómo en una casa (la iglesia) hay diferentes vasos útiles (los creyentes genuinos) y vasos no útiles (falsos cristianos o maestros). Que bueno sería que nos separemos de estos últimos, siguiendo lo que el Apóstol Pablo dice cuando usa la palabra  ‘santificado’ (versículo 21), que significa: separado para un servicio útil en las manos de Dios.

Y con todo esto el autor nos habla hoy por medio de lo que le dijo a Timoteo en su momento, que debemos aprender a través de estas tentaciones, de las pasiones; no necesariamente ilícitas, las cuales se manifiestan a través  del orgullo de querer enseñarles a los que falsamente predican o guían a otros.

Muchas veces pensamos, “yo le voy a enseñar a este porque YO sé”. Sin embargo el mensaje de Pablo fue, Sigue la justicia de Dios, la paz, la fe y el amor. Seguramente el joven discípulo sufriría con  ataques verbales,  tentaciones de debatir delante de gente nueva, la cual se podría ir al mundo, a su vida antigua por la inmadurez de los líderes que contienden entre sí.

Te recomiendo que si vas hacer milicia, hazlo de esta manera; enseña la verdad a los que amen la verdad, pero se gentil y paciente con aquellos que se acerquen para querer saber la verdad. Como Nicodemo, de noche o en privado, porque Pablo expresa su esperanza en los versículos 25 y 26 “Tal vez Dios tenga misericordia y les salve a través de tu buena milicia del Evangelio

En Cristo,

Rev. Joshua Mojica

 

Advertisements

One thought on “Aprendamos a vestirnos de gentileza (o de dulzura)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s